Cómo elegir entre empresas unipersonales o ser autónomo

Dentro del mundo de las empresas y los autónomos, una de las decisiones más importantes a la que se enfrentan los emprendedores es cómo estructurar legalmente su negocio. Normalmente, se suele empezar por ser autónomo, pero, ¿Sabías que puedes crear una empresa unipersonal? Pues en el artículo de hoy te vamos a orientar sobre cómo elegir entre empresas unipersonales o ser autónomo. Te mostraremos las ventajas y desventajas de cada una de estas opciones para que puedas decidirte de una forma más acertada.

Y ya sabes, si crees que necesitas un asesoramiento personalizado o dejar estos temas fiscales y laborales en manos de profesionales, no dudes en contactar con una gestoría online como nosotros. La mejor forma de aprovechar todas las oportunidades que tienes disponibles es contando con asesoramiento profesional.

Empresas unipersonales: características y detalles

Una empresa unipersonal, es aquella en la que una única persona es el propietario y gestor del negocio. Es decir, hay un solo socio sobre el que recaen todas las responsabilidades fiscales (aunque esté constituida por más personas). Algunas características clave incluyen:

  • Accionista único: quien es personalmente responsable de todas las deudas y obligaciones legales del negocio.
  • Responsabilidad limitada del capital que aporta a la sociedad, el cual debe ser de mínimo 3000 euros (aportado en el momento de constitución de dicha sociedad)
  • Simplicidad administrativa:El proceso de creación y gestión de una empresa unipersonal suele ser más sencillo y menos costoso que otras estructuras empresariales. Eso sí, es necesario crear unos estatutos y escritura pública, los cuales deben firmarse ante notario y ser presentados en el registro mercantil.

Entre las ventajas de las empresas unipersonales se encuentran la rápida toma de decisiones y creación, por lo que aumenta la flexibilidad para adaptarse a cambios en el mercado. Además, la responsabilidad se limita al capital aportado. Sin embargo, la principal desventaja es que no puede obtenerse capital externo, ya que no se pueden emitir acciones.

Autónomos: características y detalles

Ser autónomo implica trabajar de forma independiente, sin estar sujeto a una relación laboral con un empleador. Además, ser autónomo implica que la personalidad de la empresa corresponde al titular de la misma. Algunas características de ser autónomo son:

  • Independencia y control laboral: El autónomo tiene la libertad de elegir sus propios clientes, horarios y condiciones de trabajo.
  • Responsabilidad ilimitada, es decir, que el autónomo responde con todo su patrimonio ante cualquier tipo de deuda. El patrimonio del autónomo es también el de su empresa.
  • Para el alta, tan solo se necesita la inscripción en Hacienda y Seguridad Social, no es necesaria una constitución.

Las ventajas de ser autónomo incluyen la autonomía y la libertad para tomar decisiones, así como la posibilidad de trabajar en múltiples proyectos simultáneamente. A niveles fiscales, es ideal para reducir los trámites y ahorrar más dinero a la hora de constituir el negocio y comenzar a facturar. Y, por supuesto, no olvides que si eres nuevo autónomo puedes acogerte a la tarifa plana.

Sin embargo, las principales fiscales son la mencionada responsabilidad ilimitada, así como los impuestos (IRPF) a pagar en el caso de tener unos beneficios sustanciales.

empresas unipersonales o ser autónomo

¿Es mejor una sociedad unipersonal o ser autónomo?

Algunos negocios pueden beneficiarse más de una estructura empresarial, como una empresa unipersonal, especialmente si requieren acceso a financiación o planean expandirse en el futuro. Ya todo depende de la proyección del negocio y la capacidad de inversión y los trámites que quieras ahorrarte a la hora de realizar tu actividad.

Sin duda, son dos formas bastante diferentes de poder realizar una misma actividad. Todo depende de cómo te lo plantees: si quieres realizar una inversión más importante económicamente (y te gustaría contar con inversores) y no quieres responder con tu patrimonio, la mejor opción podría ser una sociedad. Por el contrario, si tu idea de empresa es más pequeña y no quieres invertir tanto dinero o realizar tantas gestiones, hacerte autónomo es la opción más viable.

Como tal, a nivel de impuestos la cosa cambia, ya que no es lo mismo pagar como autónomo el IRPF en función del rendimiento del negocio, que pagar impuesto de sociedades. La responsabilidad tampoco será la misma.

Cada caso es diferente y requerirá un trato personalizado. Por eso, es importante evaluar cuidadosamente esta información antes de tomar una decisión final, y en caso de duda, buscar asesoramiento profesional puede ser de gran ayuda.

En Tu Asesoría en la Nube, te ayudamos en estos tipos de decisiones mostrándote la mejor opción para tu negocio o idea. Además, nos ocupamos de toda la gestión fiscal y laboral de tu negocio para que no tengas problemas con la Administración. Puedes llamarnos sin compromiso al 955 38 72 07 o escribirnos a info@tuasesoriaenlanube.com. ¡Te esperamos!

¡Sigue leyendo!